El pasado sábado 6 de octubre, salimos de nuevo por el centro de Madrid, para recorrer los lugares más significativos de la historia del correo.

Un grupo de visitantes, entre ellos muchos compañeros de Correos, disfrutaron de la historia de las comunicaciones, viajando al pasado a través de los edificios más emblemáticos de esta casa, como son la Real Casa de Correos o la que fuera vivienda del Correo Mayor.

Precisamente, mientras nos encontrábamos en el interior de la Real Casa de Correos, hoy día, sede de la presidencia de la Comunidad de Madrid, tuvimos un agradable encuentro con una de las personas que se encargan del funcionamiento y mantenimiento del emblemático reloj de la Puerta del Sol.

Jesús López-
Terradas bajaba el pasado de sábado de comprobar que el mítico reloj funcionase correctamente. Junto a otros compañeros y desde su relojería Casa Losada, se encarga de que el reloj que en su día José Rodríguez Losada, un prestigioso relojero leonés, regaló «a la Villa y Corte de Madrid», siga marcando el tiempo de todos los madrileños.

Un placer contar con su presencia y escuchar cómo es el trabajo de los relojeros que mantienen en perfecto estado uno de los iconos de la capital, protagonista cada año de las doce campanadas que marcan el comienzo de un nuevo año.

Por supuesto, agradecer a las personas que nos acompañaron en esta nueva edición de la ruta postal por Madrid y convocarles a una nueva cita, el próximo 20 de octubre.