El 31 de diciembre del presente año finaliza el plazo para efectuar el canje de los efectos filatélicos marcados en pesetas. Un proceso que afecta a también a otros valores y medios de pago como monedas y billetes, en un proceso que se inició el año  2002 con la entrada en circulación del euro como unidad de cuenta y que se ha dilatado a lo largo de casi veinte años.

 

De esta forma, el sello en pesetas se despide definitivamente desde que hizo su aparición en 1872, cuando se acuño la primera serie dedicada al rey Amadeo de Saboya, cuyo primer sello tenía el valor de doce céntimos de peseta.

A lo largo de su casi siglo y medio de existencia, los sellos en pesetas han sufrido otros procesos de desmonetización, al paso que marcaban las vicisitudes históricas del siglo XX o por otros motivos como el fraude, tal como le sucedió a la emisión que se dedicó en homenaje al nacimiento de Pablo Picasso en 1981 cuya falsificación obligó a la anulación de los efectos  de la serie. Tras la Guerra Civil, fueron también desmonetizadas las emisiones realizadas durante la Segunda República y anteriormente, las que se realizaron durante el reinado de Alfonso XIII y todas las del siglo XIX.

Desde el año 2005 y hasta el 23 de septiembre de 2020, se han solicitado un total de 52.638 peticiones de canje de sellos, con un total de 18.688.752 euros.

En los últimos cuatro años ha habido un aumento significativo en el número de peticiones, debido probablemente a la cercanía con la fecha límite para realizar esta solicitud.

Los canjes por valor mayor a 600 € no se pueden realizar en la Oficina sino que se tienen que hacer directamente en la Unidad Central de Canje (ubicada en C/ Hiedra s/n – Edificio de Correos- 28070 Madrid). También se deben realizar en esta Unidad Central de Canje los canjes de estampillas, de sellos de Andorra y los sobres, tarjetas y cartas-sobre con sellos previamente estampados cuyo valor facial esté denominado sólo en pesetas.

 

Cabe señalar que quedan excluidos de canje los efectos de las antiguas dependencias postales españolas, el importe de las sobretasas, así como los ya utilizados, los manipulados y los que hubieran sido matasellados.