Correos es la primera compañía estatal española y de la Administración en incorporar mujeres a nuestra plantilla. En 1.881 contrató a la primera mujer telegrafista y, un año después ya contaba con 40 más.

En 1909, se convocaron las primeras oposiciones a auxiliares femeninas de Telégrafos y obtuvo plaza la principal artífice del reconocimiento del sufragio femenino en España, Clara Campoamor.