De todos es sabido que la Filatelia puede compararse con una gran enciclopedia que aborda cualquier tipo de materia desde las ciencias al arte, pasando por las costumbres, geografía o historia.

Por ello es muy importante que los niños y jóvenes se acerquen  a la Filatelia, por un lado, como fuente de conocimiento y, por otro, para poner en práctica todos los beneficios que aporta el coleccionismo: el orden, la atención o la paciencia entre otras cosas.

Iniciar una colección para un niño lleva implícito muchos beneficios. El niño, carece del interés económico que el adulto puede ver en los sellos y se mueve solo por la afición y el placer que le produce el simple hecho de coleccionar.

A partir de un sello, el niño puede comenzar una investigación sobre el motivo del mismo, buscar referencias, querer saber más.

Por ello desde la Biblioteca de Correos y la Subdirección de Filatelia, se fomenta el contacto de los niños y jóvenes con el sello, a través de publicaciones como el cómic Me gusta el sello, una historia ilustrada que hace un recorrido por España a través de algunas de las emisiones más especiales y que, además, obsequia a los lectores con algunos sellos tan divertidos como el de Harry Potter.

Ojalá que los niños se acerquen cada vez más al sello, y a través del sello, a la historia de nuestro país.